Inicio Nabarmena El asesinato de Lauaxeta, las víctimas policiales y el nuevo rey de España

El asesinato de Lauaxeta, las víctimas policiales y el nuevo rey de España PDF Imprimir E-mail
aboutbc   

Este 25 de junio, conmemoramos el asesinato, a manos de los facciosos, de Estepan Urkiaga Basaraz, Lauaxeta. El vasco, abertzale, escritor, periodista, y comandante de gudaris que fue fusilado por los mismos sublevados que, años después, decidirían que a la muerte del dictador Francisco Franco, le sucediera en la Jefatura del Estado la estirpe de los Borbones.

Resulta especialmente significativas las coincidencias temporales que se han producido con la decisión de Felipe VI de que su primer acto como monarca de los españoles fuera una reunión con las asociaciones (mayoritarias) de víctimas del terrorismo .

asesinatolauaseta

Estepan Urkiaga Basaraz, Lauaxeta. Asesinado por las tropas rebelde al mando del General Franco el 25 de junio de 1937

Lauxeta, al igual que, por ejemplo, Fortunato Aguirre o Luis Álava, fueron asesinados por las tropas insurgentes. Al igual que otros miles de vascos, y  que de muchos miles y miles de españoles, tenían como única culpa la de ser Demócratas y defender la Legalidad y la Libertad. Tanto los fusilados, como el resto de los perseguidos, encarcelados, expropiados, expoliados, reprimidos, o represaliados por los responsables del golpe y sus herederos a lo largo de toda la dictadura, han visto como sus sufrimientos eran olvidados, si no celebrados, de forma permanente y alevosa. Evidentemente el régimen fascista que los asesinó o los persiguió, jamás los reconoció como víctimas. Pero es que la restauración monárquica y la puesta en marcha de una super-estructura democrática, tampoco ha servido para que su sacrificio y su sufrimiento hayan sido reconocidos.

Por otra parte, las víctimas de los grupos para-policiales o las víctimas policiales, han tenido que recorrer un auténtico calvario para que, aunque sea en parte, se les empiece a reconocer su carácter de víctimas. Un camino que  ha estado cubierto de los obstáculos que el Estado y en especial el sistema policial y judicial han ido poniendo. Después de todo no ha habido una clara solución de continuidad en muchas ámbitos de las estructuras del Estado entre la dictadura y la democracia, y eso se ha notado.

Decimos que es bastante significativo ver como los medios de comunicación internacionales hablan de ese primer acto institucional del recién coronado Felipe VI, y su coincidencia con la conmemoración de un asesinato tan terrible como el de Lauaxeta, o com el recurso del Gobierno del Reino de España al decreto del Gobierno vasco que busca reconocer a las víctimas policiales.

No creemos que Felipe VI, se reúna ni con los supervivientes de estas injusticias, ni con sus familias. Es difícil que se reúna con los herederos de los asesinados y enterrados en fosas comunes en parajes olvidados, ni con los que, durante décadas, han visto como sus derechos, su vida o su integridad física han sido conculcadas por unas fuerzas de seguridad que servían a una dictadura y no a los ciudadanos.

En el Estado español, las estructuras que perduran desde el Golpe de estado, se niegan a reconocer otras víctimas que las propias, o mejor dicho, se niegan a reconocer otras víctimas  que las que ellos consideran como propias. Porque las víctimas son las víctimas de todos los que defienden la Libertad y la Justicia. Pero lo son todas las víctimas.

Los españoles, y los vascos peninsulares, viven, todavía, en un Estado que distingue, por los hechos al menos, a vencedores y vendidos. A víctimas propias, de primera,  de las que con tan poca vergüenza  ha calificado el ministro de Interior del Reino de España como “daños colaterales“. Esta claro que para algunos hay víctimas de  “primera” y de “segunda“. Incluso consideran más víctima a un policía, torturador y colaborador de la Gestapo, asesinado por ETA, que a padre de familia asesinado por una paliza dada por unos policías de paisano en venganza por denunciarles por unos malos tratos anteriores (escuchar la grabación del programa Ganbara más abajo, a parter de minuto 7:50).

Por eso, en esta semana en la que de nuevo vemos qué podemos esperar del actual sistema político español, no podemos menos que recordar las palabras que conforman el testamento de Estepan Urkiaga Basaraz:

Muero por nacionalista vasco, porque amo con pasión a este desgraciado pueblo. Espero en la bondad de Dios que algún día se logrará lo que este pobre hijo ansió ver en sus días. Vascos, carne de mi carne, sangre de mi sangre; Euzkadi tiene que ser eterna; pero nosotros para ella y la patria para Dios. ¡Cristo, tened piedad de mí!”

Un año más le recordamos como vasco, abertzale, escritor, periodista, y comandante de gudaris. Pero, sobre, todo le recordamos como Hombre bueno y como Hombre comprometido con la causa de la Libertad.

Lauxeta. Agur eta Ohore.

Un día antes del asesinato de Lauaxeta, era asesinado en Vitoria  por los sublevados, Alfredo Espinosa, consejero de Sanidad del Gobierno vasco por Unión Republicana. Su carta de despedida al Lehendakari Agirre acababa así:

Termino, pues no tengo tiempo para más. Falta muy poco tiempo para la ejecución. Háblales a todos de la virtud del deber cumplido y diles que es preferible la muerte a traicionar las virtudes y el alma de una raza.
Nada más querido amigo y siempre Presidente. Un abrazo muy fuerte y Gora Euzkadi y Viva la República. Cuando la historia nos juzgue a todos sabrán que nosotros hicimos lo indecible por evitar la muerte a los presos y conservar el respeto absoluto a toda idea por opuesta que fuere a la nuestra.
Te abraza hasta siempre.
Alfredo Espinosa».

Alfredo Espinosa. Agur eta Ohore.

Les dejamos un ejemplo de cómo los medios internacionales han relatado ese primer acto público de Felipe VI. Además, les dejamos una información sobre el recurso del Gobierno del Reino de España al decreto del Gobierno Vasco que crea ayudas para las víctimas policiales, y en enlace al programa de Radio Euskadi Ganbara, donde podemos escuchar algunos relatos de esas víctimas policiales que han sido consideradas por el ministro de Interior español, como “daños colaterales“, cuyo sufrimiento, según parece, no puede ser comparado con el  las víctimas de ETA, el GRAPO o los islamistas.

Ampliación 2017

A finales de mayo de 2017 el Tribunal Constitucional de Reino de España aceptaba el recurso del Gobierno del Reino de España contra “Ley de Reconocimiento y Reparación de Víctimas de Vulneraciones de Derechos Humanos en el Contexto de la Violencia de Motivación Política” (1978 y 1999)” aprobada por el Parlamento Vasco. Esta ley complementa la aprobada en 2014, y también recurrida,”Ley de Reconocimiento y Reparación de Víctimas de Vulneraciones de Derechos Humanos en el Contexto de la Violencia de Motivación Política” (1978 y 1999)”.

Ni que decir tiene que, desde que escribimos este comentario en 2014, el Rey de España no se ha reunido con “las otras víctimas”.

https://aboutbasquecountry.eus/2014/06/24/el-asesinato-de-lauaxeta-las-victimas-policiales-y-el-nuevo-rey-de-espana/