Inicio Munduan barna Sentencia del Tribunal Internacional de La Haya

Sentencia del Tribunal Internacional de La Haya PDF Imprimir E-mail
HEMEROTECA   

El Tribunal Internacional de La Haya bendice la secesión de Kosovo

EL PERIODICO DE CATALUNYA

Los jueces afirman que el derecho internacional no prohíbe las declaraciones de independencia

 

MARTA LÓPEZ

El Tribunal Internacional de la Haya, máxima instancia judicial de la ONU, ha dictaminado a primera hora de esta tarde que la independencia de Kosovo, declarada de forma unilateral en febrero del 2008, es conforme al derecho internacional. El esperado dictamen no es vinculante pero se espera que tenga un peso jurídico y político muy importante de cara a nuevos reconocimientos de la secesión de ese país e implicaciones en otros movimientos independentistas del mundo.

En su sentencia, los jueces de La Haya afirman, además ,que "no hay norma en el derecho internacional" que prohíba las declaraciones de independencia. Esta declaración va más allá de lo que habían augurado los expertos en justicia internacional,que presagiaban un texto prudente para evitar sentar bases legales de cara a otras futuras secesiones.

La negativa de España

El tribunal defiende su juridisdicción para dar una "opinión experta" sobre la declaración de independencia de Kosovo de Serbia, un asunto que ha dividido profundamente a la comunidad internacional. Hasta la fecha, 69 países han reconocido a Kosovo como un país independiente, entre ellos Estados Unidos, Japón y 22 miembros de la Unión Europea. España, en cambio es uno de los cinco países de la UE que no lo han hecho. Tampoco Rusia, tradicional aliada de Belgrado, reconoce la legalidad de la declaración.

El Parlamento kosovar proclamó la independencia el 17 de febrero del 2008, pese a la rotunda oposición de Serbia y tras varias rondas de negociaciones infructuosas que siguieron al conflicto de 1998-1999 y que acabó con la intervención de la OTAN. Murieron unas 13.000 personas, en su mayoría albanokosovares.

 

Kosovok independentzia aldarrikatu izana legezkoa dela ebatzi du Hagak

Berria

Ixiar Zubiaurre.

Nazioartean ez dago legerik herrialde bati independentzia aldarrikatzea debekatzen dionik, Hagako auzitegiaren arabera

Ebazpena bete beharrekoa ez bada ere, ondorio politiko eta juridikoak izango ditu

Nazioarteko zuzenbideak ez du galarazten independentzia aldarrikapenik. Kosovok ez du legerik urratu, Nazioarteko Justizia Auzitegiak ebatzi duenez. Eta bete beharrekoa izan gabe ere, aurrekaririk ez duen erabakia hartu du: ebazpenak arlo politiko eta juridikoan ondorioak izango baititu, ezinbestean. NBE Nazio Batuen Erakundeko Batzar Nagusiak hala eskatu ziolako aztertu du Hagak 2008ko otsaileko independentzia aldarrikapenak nazioarteko legediarekin bat egiten duen; haatik, auzia auzitara eramateko ekimena Serbiarena izan da. Horrek, izan ere, Hisashi Owada Hagako epaimahaiko presidentearen ahotik besterik entzungo zuela uste zuen: Kosovori legez kanpo aritu izana egotzi, eta haren statu quo-a berriro ezbaian jartzea espero zuen Belgradeko gobernuak.

Kosovorentzat «egun handia» izan zen atzokoa. Epaimahaiaren ondorioak entzun ondoren, honelaxe adierazi zuen Skender Hyseni Kosovoko Atzerri ministroak, Hagako auzitegitik irteten ari zela. Lehenengo adierazpenak Belgraderi eskua luzatzeko egin zituen: «Hau da Serbiari helarazi nahi diodan mezua: 'etorri eta hitz egin gurekin'». Hyseniren arabera, halaber, Serbiaren eta Kosovoren arteko elkarrizketek bi estatu subiranoren artekoak izan behar dute aurrerantzean. «Belgradek atzera egitea espero dugu, eta gugana hurbiltzea, biontzat interes handikoak eta garrantzitsuak diren gaiez hitz egiteko».

Hagak euren alde egin izana ospatzeko, ehunka albaniar atera ziren atzo kalera. Euforia harekin bat egin zuen Fatmir Sejdiuk, Kosovoko presidenteak: «Jakinduriaz betetako erabakiari ongietorria egiten diogu. Serbiak gurekiko jarrera aldatu behar du orain, baita bere erretorika gogorra alboratu ere». Hashim Thaci lehen ministroaren ustez, halaber, Hagak baieztatu du Kosovok hautu egokia egin zuela 2008ko otsailean eta, horregatik, euren independentzia aitortu dezaten eskatu die orain arte egin ez dutenei.

Kosovok eta nazioarteak hala eskatuta ere, ordea, halakorik ez du egingo Serbiak. «Ez dugu sekula onartuko Kosovo estatu gisa»; eta Vuk Jeremi Serbiako Atzerri ministroak jakinarazi duenez, euren interesak defendatzeko borrokan jarraituko dute. Borroka bide baketsuetatik eta diplomazia erabiliz egingo dutela zehaztu du, dena dela. «Ez da erraza izango, badakit. Hurrengo ahalegina NBEko Batzar Nagusiko udazkeneko saioan egingo dugu».

Bere aldetik independentzia aldarrikatuta Kosovok bere lurralde osotasuna urratu zuela argudiatu dute Serbiaren abokatuek. Haatik, ez du iritzi horrekin bat egin Nazioarteko Justizia Auzitegiak: formalki oraindik Kosovo NBEko Segurtasun Kontseiluko 1244 ebazpenak eraentzen badu ere, «Parlamentuak bere legezko ordena aldatzeko ahalmena du». Owadak Kosovokoa kasu berezi gisa agertu du, haren hurbileko iragana gogora ekarrita. Haatik, ez die aterik itxi independentzia gogoz dauden herrialdeei: «Nazioarteko zuzenbideak ez ditu debekatzen independentzia aldarrikapenak». Kosovokoaren kasuan, ez nazioarteko legediak ez 1244 ebazpenak, ez esparru konstituzionalak ez dio galarazten estatu bihurtzea.

Erreakzioak

2008ko otsailaren 17an aldarrikatu zuen independentzia Kosovok; ordutik NBEko Batzar Nagusiko 192 herrialdeetatik 69k bat egin dute aldarrikapenarekin; tartean, Europako Batasuneko herrialde gehienek, besteak beste Frantziak eta Erresuma Batuak. Haatik, Serbiaren aldean lerratu dira Errusia, Txina, India eta Espainia.

AEB Ameriketako Estatu Batuak lehenengoak izan ziren Kosovori babesa ematen; Hagaren ebazpenaren berri jakin eta nazioartetik iritsitako lehenengo erreakzioak ere haienak izan dira. «Nazioarteko Justizia Auzitegiak berretsi egin du Kosovok legez jokatu zuela; guk erabakiarekin bat egiten dugu. Orain etorkizun komun baten alde lan egitea dagokio Europari», adierazi du P. J. Crowley AEBetako Estatu Departamentuko bozeramaileak.

Europako Parlamentuak ebazpena errespetatzeko eskatu du. Eta Miguel Angel Moratinos Espainiako ministroak hala egingo duela adierazi du. Moratinosen ustez, ebazpenarekin «aro berri bat» zabaldu da.

Errusiak, aldiz, gaitzetsi egin du Nazioarteko Justizia Auzitegiak Kosovoren alde egin izana. «Pandoraren kutxa zabaldu dute, eta Kosovokoaren gisako fenomeno arriskutsu gehiago gertatuko direla aurreikus dezaket», adierazi du Leonid Slutskik, Errusiako Parlamentuko nazioarteko gaietarako batzordeko presidenteordeak. Errusiak, gainera, kontraesanean erortzea egotzi dio nazioarteari: «Kosovoren independentzia aldarrikapena arau da, baina Abkhaziaren eta Hego Osetiaren kasuan, herrialde gutxik baino ez dituzte estatu gisa hartzen».

Nazio Batuen Erakundeko idazkari nagusi Ban Ki-moonek, euren arteko ezin eramanak elkarrizketen bidez konpontzeko eskatu die Kosovori eta Serbiari. Bide diplomatikoak indartu ordez, bi herrialdeen arteko harremanak okerrera egiten badute ere, NATOk adierazi du Kosovoko segurtasuna bermatzen jarraituko duela aurrerantzean ere.

 

El Tribunal de La Haya avala la independencia de Kosovo

GARA

«No hay norma en el derecho internacional» que impida a un pueblo declarar la independencia. Con ese contundente argumento falló la Corte Internacional de La Haya, máximo órgano judicial de la ONU, sobre la cuestión kosovar. El dictamen, no vinculante pero insoslayable, pone en su sitio a Serbia y a otros estados, como el español, que acusaban a Kosovo de haber violado la legislación internacional al declarar su independencia hace dos años.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) dictaminó ayer que la declaración de independencia de Kosovo no supuso violación alguna del derecho internacional.

El máximo órgano judicial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) concluye, en su sentencia, que «no hay norma en el derecho internacional» que no permita las declaraciones de independencia, por lo que Kosovo actuó conforme a ley en su proclamación de autodeterminación.

«La asamblea de Kosovo tenía poder para tomar decisiones que afectarán a su orden legal», señaló Hisashi Owada, presidente del alto tribunal internacional, que fue el encargado de leer el dictamen en el Palacio de la Paz de La Haya.

En una lectura que duró tres horas, el presidente de la Corte, compuesta por 15 jueces elegidos cada nueve años por la Asamblea de Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad, Owada sentenció que «la Corte ha concluido (...) que la adopción de la declaración de independencia del 17 de febrero de 2008 no violó ni el derecho internacional, ni la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad, ni el cuadro constitucional». El dictamen se refiere en concreto a la resolución que aprobó el Consejo de Seguridad de la ONU en 1999, que puso fin a la llamada «guerra de Kosovo» y legitimó la intervención internacional en el enclave. Belgrado se aferró a la literalidad de esa resolución, que pedía una solución al contencioso «dentro de los límites serbios», como a un clavo ardiendo para rechazar la declaración de independencia e insistir en la tesis histórico-mítica de que Kosovo «es la cuna de Serbia».

El largo dictamen, oficialmente no vinculante aunque con una profunda carga política, insiste en que no hay diques en el derecho internacional contra las aspiraciones de los pueblos a su autodeterminación. No entra, sin embargo, en la cuestión de si esa misma legalidad internacional debe avalar en positivo ese derecho de autodeterminación. «La Corte no está concernida por la cuestión que se le ha planteado sobre la polémica de si el derecho internacional conferiría a Kosovo un derecho positivo para declarar unilateralmente su independencia», señaló el juez, que insistió en que la labor del tribunal era únicamente determinar si la citada declaración había violado el derecho internacional. «La Corte no está encargada de decir si Kosovo ha accedido a la cualidad de Estado», indicó.

«Bajo ninguna circunstancia»

Toda una disquisición de técnica jurídica esta última que no pareció saciar al ministro serbio de Exteriores. Vuk Jeremic había aventurado antes de conocerse el fallo que estaríamos «ante un texto largo y complejo. No convendrá sacar conclusiones antes de hacer un análisis concienzudo». El mismo jefe de la diplomacia serbia se apresuró, cuando no había terminado la lectura del fallo, a asegurar que Serbia no reconocerá «nunca, bajo ninguna circunstancia», la independencia de Kosovo.

En una declaración ante las cámaras de la televisión B92, Jeremic auguró «días difíciles y grandes desafíos» e hizo un llamamiento a la calma a la población serbia de Kosovo.

Cabe reconocerle también, en un intento de exculpar su primera reacción, que eran pocos los que esperaban un dictamen tan contundente. Expertos en derecho internacional habían augurado que el fallo de la CIJ sería de «una gran prudencia», a fin de evitar un precedente legal para otros pueblos sin estado.

Jeremic señaló que «debemos mantener nuestra posición de principio, proseguir nuestra lucha pacífica, diplomática y política para salvaguardar nuestra soberanía y la integridad territorial de nuestro país».

Tras anunciar que Serbia abrirá un nuevo frente en la Asamblea General de la ONU, el ministro de Exteriores mostró su esperanza en que este dictamen no dispare los reconocimientos (hasta la fecha 69) de la independencia de Kosovo.

Belgrado cuenta con el apoyo de Rusia, cuyo Ministerio de Exteriores aseguró que el dictamen «no afecta en nada» a la posición contraria del Kremlin a un Kosovo independiente.

Paradojas, el presidente abjaso, Serguei Bagapch, valoró positivamente la sentencia, que a su juicio avala el derecho de autodeterminación de los enclaves de Abjasia y Osetia del Sur y mostraría «lo justo de la posición de Rusia de reconocer nuestras independencias».

«Jornada bendita»

El presidente de Kosovo, Fatmir Sejdiu, calificó la de ayer como una «jornada bendita para la República de Kosovo y para todos sus ciudadanos» y, tras recordar que el fallo «despeja todas las dudas que podrían tener» los países que aún no han reconocido la soberanía del nuevo Estado, les instó a hacerlo «cuanto antes».

Sejdiu lanzó un mensaje conciliador a Serbia y pidió a su Gobierno y al presidente, Boris Tadic, a «abandonar la posición que han mantenido hasta hoy».

«Espero que Serbia dé la vuelta y venga a nosotros para hablar con nosotros de tantas cuestiones de interés mutuo, de importancia mutua», declaró el ministro de Exteriores kosovar, Skender Hyseni.

69 estados han reconocido hasta la fecha al Kosovo independiente. Esta posición es liderada por EEUU y por el núcleo duro de la UE. 22 de los Veintisiete han dado el paso al reconocimiento formal y sólo cinco mantenían hasta ayer su negativa, aunque por razones no siempre convergentes.

Entre ellos destaca la negativa del Estado español, que se ha aferrado hasta la fecha a la legalidad de la ONU. Difícil papeleta ahora, cuando el que ha fallado es el máximo órgano judicial de la misma ONU.

El Grupo Popular Europeo, mayoritario en el Parlamento de Estrasburgo y del que forma parte el PP español, instó a los cinco renuentes de la UE a cejar en su posición de no reconocer la independencia de Kosovo.

ALERTA

Tanto la ONU como la OTAN advirtieron contra eventuales protestas o provocaciones tras el fallo. La misión de la OTAN (Kfor) incrementó su presencia militar en zonas calientes de Kosovo.

2008

El Parlamento de Kosovo proclamó la independencia el 17 de febrero de 2008. Serbia y Rusia rechazaron esta proclamación, que ha sido hasta ahora reconocida por 69 estados, entre ellos EEUU y 22 de los 27 estados de la UE.

Estado español

El ministro de Exteriores español, Moratinos, señaló que el fallo «abre una nueva etapa» y apeló al diálogo como «la única vía posible». El español es uno de los cinco estados de la UE (Eslovaquia, Rumanía, Grecia y Chipre) que no reconoce a Kosovo.

EEUU

El Gobierno estadounidense se congratuló por la sentencia y señaló que «ha llegado el momento de que Europa se una tras un futuro común». El vicepresidente de EEUU, Joe Biden, reiteró antes del fallo el apoyo de Washington a la soberanía de Kosovo.

Sentencias no vinculantes, pero casi siempre respetadas, menos por Israel

La Corte Internacional de La Haya ha emitido 24 sentencias consultivas a petición de la ONU desde su creación, en 1946. Los veredictos del principal órgano judicial de Naciones Unidas versan principalmente sobre cuestiones técnicas relativas a las organizaciones internacionales.

Pero, con la notoria excepción de un veredicto de 2004 que estimaba que partes del muro erigido por Israel en Palestina son ilegales y deben ser destruidas, la mayor parte de sus sentencias han sido respetadas.

Como precisa la propia Corte, «los veredictos consultivos no tienen en efecto carácter vinculante. Compete a las instituciones u órganos internacionales que las han pedido decidir, por los medios que tienen, de la suerte a reservar a esos dictámenes». Sólo los cinco órganos de Naciones Unidas, incluidos el Consejo y la Asamblea General, además de 16 instituciones especializadas de la ONU, están facultados para pedir un dictamen a esta institución judicial.

La competencia consultiva de la corte no debe confundirse con su competencia en materia contenciosa, su atribución principal, que consiste en reglar los diferendos jurídicos entre estados.

Entre los dictámenes consultivos de la CIJ , destaca el emitido en 1971 y que estimó que los estados de la ONU debían considerar ilegal la ocupación de Namibia por la Sudáfrica del Apartheid, y el fechado en 1996 que estimó que «la amenaza o el uso de armas nucleares sería generalmente contrario al derecho internacional».

Los dictámenes de la CIJ «se resumen en la enunciación de leyes preexistentes», señala Jean d'Aspremong, de la Universidad de Amsterdam. «Y pese a no ser vinculantes, son una buena ocasión para la corte para clarificar las leyes y obligaciones de los estados».

 

Si se puede ser independiente, ¿no se debería poder votar?

Editoriala

Gara

La declaración unilateral de independencia de Kosovo promulgada en febrero de 2008 no viola el Derecho internacional, según dictó ayer la Corte Internacional de Justicia. El fallo hecho público ayer es muy contundente al respecto: «Ninguna ley internacional prohibía a Kosovo declarar su independencia» puesto que «no hay norma en el derecho internacional» que sancione las declaraciones de independencia. No hay duda de que el caso de Kosovo tiene particularidades que lo hacen especial -el genocidio que padecieron sus habitantes, su discutida condición de nación, sus apoyos internacionales...-, pero, por su claridad, la sentencia del máximo órgano jurídico de la ONU tiene repercusiones evidentes para otros muchos casos.

La primera reflexión parece obvia. Si no existe en el Derecho internacional ley alguna que prohíba declarar la independencia unilateralmente, ¿no sería conveniente que ese Derecho articulase el modo en el que, en base a los acuerdos políticos adoptados entre las partes y bajo supervisión de organismos internacionales, las naciones pudiesen ejercer el derecho a su libre determinación, a decidir sobre su futuro y sus relaciones? Institucionalizar el derecho de autodeterminación, incluirlo en los respectivos textos constitucionales de los estados de derecho, es uno de los retos del Derecho internacional del siglo XXI. Hasta el momento, los únicos países que han dado ese paso lo han hecho en sentido negativo, es decir, para prohibirlo en vez de garantizarlo. No es casual que los estados que han abanderado la negación del derecho de Kosovo a independizarse -como el Estado español o China- sean los mismos que tienen artículos en sus constituciones que explícitamente castigan las ideas y proyectos políticos independentistas. La independencia es un proyecto político legítimo y el derecho de autodeterminación la mejor garantía de que sea democrático. Es de ley.

 

Los jueces de la ONU avalan la legalidad de la independencia de Kosovo

Noticias de Navarra

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), máxima instancia judicial de Naciones Unidas con sede en La Haya, avaló ayer la declaración unilateral de independencia de Kosovo proclamada por su gobierno provisional el 17 de febrero de 2008.

El tribunal se pronunció ayer finalmente, en un dictamen no vinculante, sobre la pregunta que la Asamblea de la ONU le remitió hace más de año y medio de si se ajustó al derecho internacional la declaración de independencia por las instituciones kosovares.

La provincia serbia de Kosovo se convirtió en un protectorado internacional en junio de 1999, después de una violenta campaña de limpieza étnica llevada a cabo por las fuerzas serbias del entonces presidente Slobodan Milosevic que fue detenida, mediante bombardeos aéreos, por las fuerzas de la OTAN.

Tras la intervención militar aliada, Belgrado perdió el control efectivo del territorio, pero nunca renunció a él, ni siquiera después de la democratización de Serbia.

Ayer, el tribunal de la ONU llegó a la conclusión, por diez votos a favor y cuatro en contra, de que la declaración unilateral de independencia por parte de las autoridades kosovares "no violó el derecho internacional".

repercusión mediática Tras una hora y media de lectura, el presidente de la instancia judicial, Hisashi Owada, leyó la conclusión que, pese a no tener carácter jurídicamente vinculante, sí tendrá gran repercusión política, ya que puede impulsar a más países a reconocer al nuevo Estado.

La Unión Europea, que se ha implicado decididamente en la estabilización y transformación de Kosovo en un estado democrático y multiétnico, se encuentra profundamente dividida sobre la cuestión del reconocimiento.

Pero según el tribunal, "no hay norma en el derecho internacional que prohiba la declaración de independencia", por lo que Kosovo no violó ninguna ley en su proclamación.

El presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, se felicitó de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que considera que la declaración de independencia de Kosovo "no violó el Derecho Internacional" y pidió a aquellos países que todavía no han reconocido a la antigua provincia serbia que lo hagan.

La Corte puntualizó no obstante que "la declaración de independencia del 17 de febrero de 2008 debe ser considerada en el contexto que llevó a ella", lo que significa que se trató de un caso muy singular.

serbia no reconoce Belgrado insiste en que nunca reconocerá a Kosovo como país independiente "ni implícita ni explícitamente", mientras que Pristina afirma que su independencia no puede ser cuestionada jurídicamente y que sólo puede haber conversaciones con Serbia sobre asuntos prácticos y técnicos "entre dos países soberanos".

La Haya señala asimismo que la declaración tampoco contravino la resolución 1244 de 10 de junio de 1999 del Consejo de Seguridad de la ONU, por la que se desplegó una presencia militar internacional.

El dictamen de la CIJ incluyó tres votaciones separadas, sobre la jurisdicción del propio tribunal para dirimir el caso, sobre la decisión de redactar una opinión, y sobre el contenido de la opinión misma.

Las tres votaciones obtuvieron un resultado favorable, si bien la primera fue aprobada por unanimidad, la segunda votación dio el resultado de nueve votos a cinco y la última y trascendental por diez a cuatro.

La legalidad de la independencia

Deia

Editorial

LA sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, máxima instancia judicial de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que considera legal y ajustada al derecho internacional la declaración unilateral de independencia proclamada por la Asamblea (parlamento) de Kosovo el 17 de febrero de 2008 supone no sólo el reconocimiento como realidad estatal de la que hasta hace dos años era considerada una provincia de Serbia a pesar de la voluntad de sus habitantes, sino una forma de amparar aspiraciones similares de otras naciones y regiones que aún se encuentran encorsetadas dentro de distintos Estados. A pesar del carácter no vinculante del fallo judicial y de que Serbia, que fue precisamente quien apeló al CIJ, ya ha anunciado que obviará el mismo y seguirá sin reconocer la independencia del Estado kosovar, la sentencia, cuyos razonamientos se harán públicos en los próximos días, determina, según el presidente de la Corte, Hisashi Owada, dos aspectos fundamentales en cuanto al respeto al derecho que compete a las sociedades civiles para decidir su futuro político. Por un lado y como ha venido siendo evidente a lo largo de la historia, Owada reiteró ayer que "no hay norma en el Derecho Internacional que impida las declaraciones de independencia" y, por otro, que "la Asamblea de Kosovo tiene poder para tomar decisiones que afectan a su orden legal" lo que conlleva el reconocimiento implícito de las capacidades de otros parlamentos no estatales en el mismo sentido. El veredicto, además y aunque parezca que carece de efectos prácticos inmediatos más allá de ofrecer un espaldarazo jurídico a la independencia kosovar, ya reconocida por 69 países y entre ellos 22 miembros de la UE, tiene relevancia en cuanto a la confirmación del artículo 73.a de la Carta de las Naciones Unidas, que obliga a sus "miembros con responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio (...) a tener debidamente en cuenta las aspiraciones políticas de los pueblos y a ayudarlos en el desenvolvimiento progresivo de sus libres instituciones políticas", y también del artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que determina que "todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación y en virtud de este derecho a establecer libremente su condición política". Y lo hace pese a la resistencia de Estados que, como España, han llegado a participar en el proceso sobre Kosovo en el CIJ tratando de impedir que la Corte reconozca la legalidad de la independencia por temor a su traslación a casos que les afectan -como Euskadi o Catalunya- a pesar de ser firmantes de una legalidad internacional que incluye acuerdos tan nítidos como los dos citados y que finalmente ha sido reconocida por la Corte Internacional de Justicia.