Inicio Eztabaida "No alarguemos la agonía y matemos Bélgica ahora "

"No alarguemos la agonía y matemos Bélgica ahora " PDF Imprimir E-mail
Albert Segura   

 


"No alarguemos la agonía y matemos Bélgica ahora "

Laurent Brogniet


LÍDER DEL Rassemblement Wallonie FRANCE, QUE quiere anexionar Valonia a FRANCIA

"Si la dejamos pudrir y acumulamos rencor, estallará la violencia"

"Sin Flandes, los valones perderíamos hasta el 25% del poder adquisitivo"

"Los flamencos se sienten una nación, igual que los catalanes, y lo defienden de forma democrática; apoyo su independencia"

 

Ya no son sólo los flamencos, también los francófonos comienzan a asumir ahora el final de Bélgica y preparan su plan B. El economista Laurent Brogniet ( Bruselas, 1964), copresidente del partido Rassemblement Wallonie France, ve inviable mantener el estado belga sin Flandes y defiende anexionar Valonia a Francia. El 66 % de los franceses aceptarían acoger a los exbelgas francófonos.

 

¿La secesión de Bélgica es inevitable?

¡Bélgica ya no existe! Quizás aún lo hacemos ver, sólo de cara a la galería, hace mucho que está en coma irreversible y ahora tenemos que tener el coraje de dejarla morir, descansar en paz. El fin de Bélgica es una certeza, sólo algún soñador todavía piensa que podemos vivir juntos. ¿Latinos y germanos juntos? La mayonesa belga no ha ligado y ahora es vinagre.

 

Pero los independentistas flamencos, ganadores de las elecciones, todavía dan una última oportunidad a los valones...

No alarguemos la agonía y matemos Bélgica de una vez, por favor. Si dejamos que se pudra y acumulamos más rencor en nuestros corazones, al final algún irresponsable perderá el control y estallará la violencia. No nos obcequemos y preparamos el futuro serenamente. Sigamos el modelo checoslovaco, el divorcio amistoso rápido e indoloro, no queremos ser Yugoslavia.

 

Flandes independiente. Pero ¿cuál es el plan B de Valonia?

Nosotros lo llamamos plan F: Valonia y Bruselas deben pasar a ser dos regiones de Francia, ¡es obvio! La pequeña Bélgica residual, sin Flandes, no es viable económicamente. Todos los economistas serios advierten que los valones perderíamos entre el 13 % y el 25 % de nuestro poder adquisitivo, que la economía de lo que quedaría de estado se derrumbaría un 20%, sería un sacrificio enorme, traumático.

 

¿Pero se siente más cercano de los franceses que de los flamencos?

¡Evidentemente! Valones y franceses somos lo mismo, paséese por esta frontera artificial, no notará ninguna diferencia, salvo el acento, hacemos la misma vida, pensamos igual. Aquí todo el mundo ve las televisiones francesas, TF1 o France 2 y el resto, a nadie le interesan las belgas RTBF o RTL TVI. Vaya donde vaya en Francia me siento extremadamente bien acogido, pero en Flandes no me quieren, no me siento como en casa.

 

Sarkozy no les pagará su paro vitalicio...

Tampoco necesitaremos porque la economía francesa sabrá explotar todo el talento y el potencial valón. No olvidemos que en el siglo XIX Valonia era la segunda región más rica del mundo, sólo después de Inglaterra. Y cuando muera Bélgica morirá también este inútil sistema político: ¿sabe lo que nos cuesta pagar los más de 60 ministros de los gobiernos federal, regionales, comunitarios, provinciales, municipales e intercomunales? Esto es ingobernable, imposible saber quién es el responsable de qué.

 

¿Pero los franceses ya les quieren?

Muchos valones acomplejados creen que Francia no nos querría nunca, ¡pero eso es tener una muy baja autoestima y opinión de sí mismo! El 66 % de los franceses nos quieren acoger y, en la región del norte, en los pueblos cercanos a la frontera, que es donde nos conocen mejor, este apoyo es aún más alto. No seremos franceses de segunda, tendremos los mismos derechos y obligaciones, como los normandos y los bretones.

 

¿Y el Elíseo qué dice?

Francia no es indiferente a la muerte de Bélgica. Diputados, senadores y dirigentes de la UMP y el PS, así como nuestros contactos en el gobierno francés, nos confirman que el proceso de secesión se sigue muy de cerca, pero con una actitud reservada, de respeto y no injerencia. Pero la no injerencia no quiere decir indiferencia. Será necesario que algún ente como el Consejo de Europa o la ONU trace la nueva frontera y, en su caso, organice referendos para preguntar a los francófonos de Flandes donde quieren vivir mañana.

 

A Flandes y Valonia les une uno de las peores deudas públicas de Europa. ¿Se repartirán esta hipoteca?

Ni hablar. Sería escandaloso que nos hicieran pagar la mitad de la deuda, porque los valones tenemos menos población y menos aportación de riqueza y desarrollo. Y ahora los flamencos no pueden hacer ver que no recuerdan que fuimos los valones los que los pagamos los puertos de Zeebruge y de Amberes, las autopistas, los canales... ¡Si las infraestructuras están en el norte y se las quedan ellos, que las paguen o que nos devuelvan el dinero!

 

¿La UE frenará el divorcio belga?

Los flamencos se sienten una nación, como los catalanes, y lo defienden democráticamente y les doy apoyo para sean independientes. Nadie puede frenar la voluntad de un pueblo, tampoco la UE lo conseguirá.

 

 

El 66 por ciento de los franceses aceptarían la anexión de la Bélgica francófona en Francia si Flandes se independiza, según los sondeos, seis puntos más que en 2008 y doce más que en 2007.

180 años hace que existe Bélgica. En 1830 proclamó su independencia de los Países Bajos.

 

AVUI-EL PUNT